fbpx

CÉNTRATE EN TU CAMPO DE ACCIÓN

 

¿Por qué pierdes un solo instante de tu vida en pensar o en enfadarte por cosas que escapan a tu control?

¿Cuántas veces te has lamentado por tener mala suerte o por lo difícil que era conseguir algo?, ¿Por qué te centras en las cosas malas y no en las buenas?

“No hay trabajo por la crisis”, “esta semana no he ido al gimnasio porque he tenido poco tiempo”, “No me van a ascender porque no soy amigo del jefe”, “suspendo porque mi carrera es muy difícil”.

Pues ahora quiero que hagas una reflexión, ¿Crees que estas lamentaciones y esta forma de pensar te ayuda a conseguir tus objetivos o hace que seas más infeliz y que tu mente se distraiga y no centre su potencial en sacar la mejor versión de ti mismo?

SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE PARA NO PERDERTE LOS MEJORES VIDEOS DE MOTIVACIÓN

No digo que no tengas razón, seguro que esta semana has estado hasta arriba de obligaciones, es probable que si te hubiese corregido el examen otro profesor menos exigente o si te hubieses presentado a la misma oposición años anteriores hubieses aprobado y es probable que algún mediocre infeliz amigo del jefe esté mejor posicionado para el siguiente ascenso…

Da igual a lo que nos refiramos, esto puede aplicarse a un padre o madre de familia, un opositor, un deportista, un comercial, un emprendedor…

Sea cual sea tu estatus, y sea cual sea tu objetivo siempre vas a poder dar rienda suelta a tu saboteador para encontrar una buena excusa que te anime a no intentar luchar por tus sueños. TE RECOMIENDO VER NUESTRO VÍDEO DEL SABOTEADOR.

Puede que te tengas que enfrentar a la oposición más difícil de todas, puede que el profesor que te corrija sea el más exigente del mundo, pero ¿crees que te ayuda a aprobar el examen que pases una hora al día lamentándote con ese tema? O ¿crees que si dedicas esa hora diaria a estudiar con tu máxima concentración tendrás más posibilidades?

¿Depende de ti la dificultad del examen? No, pues no dediques ni un segundo a pensar en esto.

¿Depende de ti ir preparado al examen? Sí, pues céntrate aquí, aprieta, hinca los codos como nunca lo has hecho. Es aquí donde tienes que poner tu tiempo, tu esfuerzo y tu mente.

Un futbolista que está siendo perjudicado por el árbitro ¿qué crees que debe hacer? ¿maldecir su suerte, insultar al árbitro, llenarse de negatividad y estar frustrado la siguiente jugada, o centrar sus cinco sentidos y toda su energía en ganar el partido?

Pues claro, el árbitro no depende de ti, no pierdas un instante con ello.

Asegúrate de correr cada balón como si fuese el último, en hacer los mejores desmarques, y en saltar más que nadie en el siguiente córner para remontar el partido. Eso sí depende de ti.

¿Cuántos partidos se han ganado a pesar de un mal arbitraje?

Cada vez que caigo en el «victimismo» y pienso en cualquier excusa para no hacer lo que realmente quiero, me acuerdo de una persona a la que admiro que una vez nos contó su historia, a mí y al equipo de trabajo que dirijo. Él se llama Jota y es un chico madrileño que tenía una vida normal como cualquier otro chico de su edad, pero a los 28 años perdió el 100% de su visión debido a su enfermedad.

 

Ponte en su lugar por un momento. Que en el mejor momento de tu vida, en medio de tu juventud, se te apague la luz para siempre.

¿Crees que Jota no tuvo motivos para maldecir su suerte? ¿Crees que no tuvo las suficientes excusas encima de la mesa para tirar la toalla y pasarse el resto de sus días triste y a la deriva?

Pues claro, tenía mil y una excusas disponibles, nadie le hubiese culpado por aferrarse a ellas y darse por vencido. De hecho, todos nos habríamos compadecido de él.

Pero no, Jota no es así, Jota es un guerrero.

Hasta ese momento en que perdió la vista, él había jugado al fútbol, al pádel… pero todo ello a nivel amateur, no había practicado triatlón y mucho menos de manera profesional.

Pues bien ¿sabéis qué le dijo a la doctora justo el día en que le informaron que nunca más volvería a ver?

Le dijo a su doctora que estuviese tranquila, que él no se iba a rendir en la vida y que dentro de cuatro años pusiese la televisión y le buscara porque iba a estar en los juegos paralímpicos.

Y así fue, tres años más tarde Jota estaba en Rio de Janeiro 2015 donde fue medallista.

 

 

¡EL «NO PUEDO», NO EXISTE!

 

SÍGUENOS EN INSTAGRAM PARA CONOCER MÁS HISTORIAS DE SUPERACIÓN PERSONAL

SIGUE A JOTA EN INSTAGRAM: @jotablindgame

Aún recuerdo las lágrimas de admiración de todo mi equipo al conocer esta historia. Cuando subían por las escaleras varios me dijeron: “Sergio no me voy a volver a quejar por tonterías en la vida”, “no voy a volver a rendirme cuando una semana vaya flojo de ventas”…

Pues bien, ahora te miro a ti a los ojos, ¡sí a ti! Me da igual cuál sea tu objetivo y me da igual cuántas piedras haya en el camino, si tú quieres, tú puedes.

Grábate eso en la cabeza, piensa la gente que teniendo aún menos oportunidades que tú ha logrado grandes cosas, sé que tu camino está lleno de piedras pero ¿crees que el camino de Jota hasta Río de Janeiro no ha tenido piedras? Ha tenido rocas, ¡Qué digo rocas! HA TENIDO MONTAÑAS.

Jota sabía que perder la visión era un factor externo, algo que no dependía de él, pero también sabía que vencer los miedos y la pereza para ir cada día a correr, a montar en bici y a nadar sí dependían de él, que sacar su mejor versión para mejorar las marcas sí dependía de él y que ser feliz y lograr sus objetivos en la vida POR SUPUESTO QUE DEPENDÍA DE ÉL.

Así que centró todo su esfuerzo ahí, puso sus cuatro sentidos en ello y nos dio una lección vital a todos.

Quiero que pienses en Jota y en todos aquellos que contra viento y marea lucharon y consiguieron sus sueños, pues si ellos pudieron ¿a qué esperas para luchar por los tuyos?

Así que levántate ahora mismo, olvida si eres el jugador más bajito de tu equipo de baloncesto, céntrate en ser el más técnico, el más escurridizo y el más tenaz.

No pierdas ni un instante en pensar que llueve el día de tu examen de coche, ni en el % de suspensos de tu oposición. Da igual que en tu oficina no tengas enchufe, esfuérzate en ser el mejor y el más profesional para que sea un escándalo que no te den el próximo ascenso.

¿Tienes un proyecto?, ¿quieres emprender? Da igual que no seas el que más dinero tiene, asegúrate de ser el mejor en lo que hagas.

No pierdas ni un segundo en lamentar que tienes poco dinero para iniciar tu idea, utiliza todos esos minutos y horas en seguir aprendiendo, en estudiar el mercado y la competencia.

 

¡Céntrate en tu campo de acción!

 

Da igual que el 90% de los factores no dependan de ti, céntrate en mejorar el otro 10%, estudia cada día, entrena, esfuérzate y déjate la piel en ese 10%.

 

Todo lo bueno que ocurra en tu vida va a depender del tiempo que estés luchando para mejorar ese 10% y no maldiciendo el otro 90%.

 

Y ahora te vuelvo a mirar a los ojos y te pregunto: ¿quién quieres ser? ¿La persona aguerrida sin vista que es medallista en Rio de Janeiro? o ¿una persona que lo tiene todo y no consigue nada?

 

 

¿QUÉ TE HA PARECIDO EL ARTÍCULO?

¿CONOCÍAS LA HISTORIA DE JOTA?

DEJA TU COMENTARIO

Sergio Espinosa
sergio.espinosa@laventafacil.com

Fanático de la psicología comercial. Experto en técnicas de Venta y número uno en consecución de objetivos. Especialista en la creación y dirección de equipos de Alto Rendimiento.

Deja tu Comentario