fbpx

Véndeme lo que quieras, pero ¡NO me ABURRAS!

Véndeme lo que quieras, pero ¡NO ME ABURRAS!

 

¿Cuál es tu arma para conseguir vender algo?

 

¿Cómo te vendes a ti mismo cuando quieres conquistar a alguien?

 

¿Cómo logras pasar esa difícil entrevista?

 

¿Qué herramienta utilizas para todo ello?

 

La comunicación verbal, las palabras, la manera en la que dices esas palabras.

Todos hemos conocido personas que consiguen captar nuestra atención enseguida y disfrutamos mucho pasando tiempo con ellos, sin embargo también existen otro tipo de personas, que aunque digan cosas muy similares a los primeros, no captan nuestra atención,
nos aburren y en cuanto llevamos un tiempo prudencial hablando con ellos… no sabemos cómo irnos de esa conversación.

 

 

Y es que muchas veces depende de la forma y no del contenido lo que hace que elijamos a quién escuchamos, que decidamos quién nos va a influenciar, que nos dejemos convencer.

Es por ello que necesitamos conocer algunos aspectos que nos ayudarán a tener una buena comunicación verbal, conseguir captar la atención, mantenerla y convencer de una manera sencilla, sin aburrir al cliente y consiguiendo que a quién compren no sea solo al producto, sino a ti también.

¿Cuáles son esas cosas que necesitamos tener en cuenta a la hora de mantener unaconversación con alguien?

Antes de que yo te lo diga, piénsalo.

¿Cuándo has hablado con algún comercial alguna vez, qué es lo que ha captado tu atención? O en el caso contrario ¿Qué es lo que ha hecho que no te interese nada lo que te está diciendo?

Exacto, la manera en la que habla contigo…

Posiblemente dos comerciales que tengan el mismo guión de venta, ante la misma persona, en las mismas circunstancias, uno conseguiría la venta y otro no. El producto es el mismo, el guión es el mismo, el cliente es el mismo, pero LA MANERA en la que dice las cosas y LA MANERA en la que trata al cliente no es igual…

Todos hemos recibido la típica llamada de….

“Buenos días Sr… X… le llamo de Pesadofónica, espero no molestarle, tiene un minuto?” Si nos dicen esa frase con un tono aburrido, pobre, sin prácticamente entender nada de lo que dice… querremos colgar la llamada en seguida, sin embargo si encontramos un tono alegre, con energía, con claridad, con calma y entendiendo a la perfección lo que nos están diciendo, prestaremos más atención.

Las claves de la comunicación verbal:

 

 Claridad:

 

Parece evidente, pero muchas veces lo olvidamos. Después de decir 12312301249 veces la misma frase de introducción en tu venta… va perdiendo claridad, porque tú sabes perfectamente lo que estás diciendo y lo que quieres decir, pero piensa en tu cliente. Posiblemente sea la única vez que va a hablar con tu compañía, posiblemente seas la única persona con la que hable ese día por teléfono o presencial para que le vendan algo. ¿Cómo quieres que sea la primera toma de contacto? ¿Sin que entienda nada? ¿Pensando que es uno más y que esa frase se nota que la repites 100 veces al día?

Sé claro, con una sonrisa en la cara, que se entienda perfectamente lo que quieres y que el cliente no piense que es uno más, que parezca que esa es tu única conversación para vender en todo el día.

 

Calma:

 

Otra cosa que nos pasa mucho vendiendo es que perdemos la calma. Todos hemos pasado por situaciones de crisis en venta, llevamos tiempo sin vender, nos agobian los objetivos, nos están presionando para que vendamos y como consecuencia perdemos la calma. ¿Los resultados?
Catastróficos.

¿Cuántas veces a un cliente que estaba interesado en nuestro producto le hemos echado para atrás por nuestra ansiedad, nuestra excesiva prisa para llegar rápido al precio y querer vender lo más rápido posible, sin negociar bien, sin un buen tono de conversación, sin sonrisa telefónica, sin empatizar, sin nada? Únicamente con ganas de llegar al final, dar un precio, asumir cierre y pensar que así, milagrosamente conseguiremos salir del bache.

Todo lo contrario, en esos momentos de angustia, de ansiedad, de estar en medio de un bache de resultados lo que tenemos que mostrar es calma, no mostrar esa ansia por vender, porque el cliente lo nota.

Debemos utilizar un tono alegre, generando confianza y mostrando tu interés hacia la persona y no solo hacia el cliente que me quiere comprar, tu tono de voz muestra lo que quieres, y si el cliente detecta que tu única ambición es venderle rápido y mal… lo siento pero no lo vas a conseguir.

 

Concentración:

 

Céntrate en lo que dices, ¿Cuántas veces te ha pasado que después de un tiempo negociando con un cliente piensas, “¿Como he dicho yo eso?» Si no mantenemos la concentración, si estamos mirando el móvil mientras hablamos con un cliente, si estamos pensando en qué voy
a hacer de cenar o en por qué Peter no me ha contestado al WhatsApp, no vamos a dar el 100% en esa llamada.

¿Cuál es el problema? Que nuestra manera de expresarnos nos delata. Si estamos con el móvil estamos simplemente diciendo “si… ajam…vale…perfecto..” no aprovechamos la sonrisa del cliente, no empatizamos, no generamos confianza y no mostramos al cliente que es
importante para nosotros.

Además, en una conversación el cliente nos da la información que necesitamos para conseguir el cierre, para utilizar en la fase de negociación, pero si no estamos concentrados, perderemos mucha ventaja y tenemos muchas posibilidades de que ese cliente se nos escape.

Es por todo ello que necesitamos incorporar estas tres cosas si o si en nuestro día a día. Que contemos lo que le contemos al cliente no le aburramos, que no parezcamos un “comercial más”, que seamos diferentes, que nos diferenciemos por como hablamos con ellos y que digan
cuando termine la negociación, “Así da gusto, ojalá todos los comerciales fueran como él/ella”.

Ahora haz un ejercicio de auto crítica, cuantas veces te ha pasado que no estabas concentrado, que no has hablado con claridad, que no has hablado con calma. Y sobre todo, ¿Cuántas veces quieres que te vuelva a pasar?

Dentro de ti hay un gran comercial, por eso estás leyendo este artículo, porque tienes la ambición de querer mejorar, te lo debes, da el
100% en cada negociación, en cada llamada, en cada visita y conseguirás llegar a tus metas.

 

Y recuerda si te ha gustado ¡COMPÁRTELO!

David Parrón
laventafacilsl@gmail.com

Experto en Técnicas de Neuroventa y formación de equipos comerciales. Cuenta la leyenda que vendió un cuchillo de palo a un herrero.

Deja tu Comentario